"LA INTOLERANCIA SE CURA VIAJANDO"

martes, 29 de septiembre de 2009

VER LAS COSAS CON PERSPECTIVA

Normalmente alejarse de las cosas y verlas desde la distancia, siempre ayuda a clarificarlo todo. Hoy, durante las 3 horas de avion hasta Nueva Zelanda, me ha dado tiempo a hacer balance del tiempo que llevo aqui ya con cierta perspectiva. Hace ya 6 semanas, y aunque no lo parezca, entre aventura y aventura (que es lo que principalmente cuento en el blog) voy tambien sumando aventuras profesionales. Pero necesitaba un tiempo para que hicieran poso y poder empezar a sacar conclusiones en claro. Y ya que estoy, las comparto con vosotros que me estais acompanando en este viaje.

(De antemano pido disculpas porque estoy en un ordenador sin tildes y sin esa letra tan caracteristica de nuestra "Espana")

Como bien dije al principio del blog, si algo me traia hasta aqui eran las ganas de mejorar. Habia que hacer una pausa y plantearse nuevos retos, y este era el momento perfecto. Pero teniendo bien claro que aqui no solo vengo en mi nombre, sino en el de todo mi equipo de trabajo, e incluso en el de todo el colectivo de la Fisioterapia. Con la necesidad de demostrar que en ese pequeno pais mediterraneo, tambien sabemos hacer las cosas bien.

Para los menos familiarizados con el mundillo, deciros que la Fisioterapia hace ya tiempo que dejo de ser lo que era. Los masajes, los ultrasonidos y las corrientes son tecnicas que pertenecen ya a otra generacion. Las nuevas generaciones de fisios estamos mucho mas preparados, mejor formados, y sobre todo, y como dice el jefe, TENEMOS HAMBRE. Hambre de mejorar y de escalar posiciones en el complicado mundo sanitario. Estamos pasando de ser el ultimo mono a formar una parte fundamental en la mayoria de los campos de la salud.
Hoy en dia los fisios ya estamos trabajando en unidades de neurologia, reumatologia, cardiologia o ginecologia. Somos un profesional mas con el que contar y que cuenta con unos conocimientos que dan una pequena vuelta de tuerca a la medicina convencional. Y seguiremos creciendo.

La gran diferencia con Australia se encuentra en que ellos ya han pasado esa fase: ya han crecido y estan bien posicionados. Muy bien, de hecho. Seria impensable sino imaginarse en Espana el Principe de Asturias a un fisio, verdad? Francia, Alemania, o los Paises Nordicos tambien van un paso por delante en este aspecto. Nosotros aun estamos en ello.

Y quiza estamos queriendo crecer demasiado rapido, y por culpa de ese complejo de inferioridad tan tipico espanol, nos subimos al tren de cualquier moda que venga de fuera y que tenga nombre bonito, llamese Osteopatia, Induccion Miofascial, o metodo Maitland (os dais cuenta de que todas las grandes formaciones vienen de fuera?? Ninguna espanola...) Y por esa necesidad de hacernos sentir importantes, decimos "yo es que soy osteopata", o "yo hago puncion seca". Sin darnos cuenta de que tenemos una riqueza y una variedad de formacion que ya quisieran en otros sitios.

La Fisioterapia Australiana, sin duda ha crecido mucho. Pero hacia donde? Se ha embarcado en el camino irrefutable de la ciencia, convirtiendola en una religion. No encontrareis por aqui fisio que utilice nada que no este demostrado por estudios cientificos. Y esto les ha llevado a hacer cientos de estudios a mi modo de ver absurdos, para demostrar cosas que ya todos sabemos solo por el hecho de tener "ciencia" que lo avale. Por poner un ejemplo, todos sabemos que sentarse en mala posicion provoca dolor de espalda, pero ellos necesitan sentar a 50 tios en mala posicion durante 15 dias, para tener la certeza de que en el 73'8% de los casos aumenta el dolor de espalda en 4'1 puntos segun la Escala Visual Analogica. Muy bien, y muchas gracias por la informacion, pero a mi las cifras no me dicen nada.

Y con esto no quiero decir que la Fisioterapia no deba avanzar hacia el camino de la ciencia (que debe), sino que no debemos caer en el error de estrechar tanto nuestras miras. Mi ciencia es la que me dice que nunca veo dos pacientes iguales, y que mientras la lumbalgia de uno viene por un defecto tecnico en el lanzamiento del balon, la de otro esta causada por una ulcera de estomago cronica. Y hoy por hoy, la ciencia mide todas las lumbalgias por el mismo rasero, y ahi viene el error: no tratamos lumbalgias, tratamos pacientes, PERSONAS. Y la complejidad de cada persona es tal, que nunca podremos encontrar nada escrito que nos de la solucion (llamese ciencia, astrologia o curanderismo). Como bien siempre digo, SE CURA QUIEN QUIERE CURARSE. Para todo lo demas, Mastercard.

Si algo bueno tienen aqui, es que al menos tienen esta ultima parte bien clara. El paciente es la parte fundamental del tratamiento, y el Fisioterapeuta solo un guia que le ayuda a decir por donde tiene que ir. En Espana eso aun es muy dificil: el paciente viene a la clinica para que TU le soluciones el problema. O para que le des algo que le solucione el problema. Y si no se lo solucionas, eres muy malo. Perdone, pero el problema es suyo y lo soluciona usted. Yo si quiere le digo como, pero si no pone usted de su parte...

Debemos intentar huir de la tendencia general (no solo en la Fisioterapia, sino en todo lo demas) a la SUPERESPECIALIZACION. Hoy en dia parece que hay que ponerse la etiqueta de "especialista en", sin darnos cuenta de que eso nos estrecha las miras, nos cierra campos, y nos empobrece como terapeutas. Un fisio debe tener una vision mucho mas compleja, y sobre todo, un buen equipo de trabajo. Sin un equipo, no somos nadie. Lo mismo que un Cristiano Ronaldo sin un Kaka o un Xabi Alonso. Y lo siento, pero aun no he encontrado por ningun sitio un equipo como el mio. Puedo sentirme orgulloso de formar parte de el, pero mas orgullosos deberiais sentiros vosotros de tener a uno de los mejores equipos del mundo en Valladolid. Y lo digo sin temor a equivocarme. Que no hace falta irse a Madrid, ni a Massachussets, ni a Sydney. Calle Estacion, 7.

Desde la perspectiva que me dan mis 6 semanas aqui, puedo deciros que conocer a los mejores y aprender con ellos es una ayuda mas, pero solo eso. Un complemento a mi formacion importantisimo, que me da otros puntos de vista, y que cambiara muchos de mis conceptos y mis formas de trabajo, pero que no hara que me monte en el tren de la "moda Australiana". Prefiero seguir siendo un "fisio-esponja": absorber todo lo que pueda para despues escurrir lo que sobra y quedarme con lo importante.

domingo, 27 de septiembre de 2009

SYDNEY



Cuando el famoso Capitán Cook desembarcó en Port Jackson allá por 1788, no sabía que estaba dando lugar a una de las que hoy en día es una de las ciudades más emblemáticas del mundo: SYDNEY.
Poblada en principio por una pequeña tribu aborigen, lo que hoy conocemos como Sydney fue el asentamiento de la primera colonia de presos británicos a finales del siglo XVIII. El primer grupo de pobladores europeos comenzó aquí. En un principio se asentaron en The Rocks, en lo que hoy es uno de los lugares más visitados y fotografiados del mundo: Circular Quay, donde se encuentran el edificio de la Ópera y el Harbour Bridge.

Por lo demás, Sydney es una gran ciudad al estilo europeo, mezcla de edificios coloniales y rascacielos, pero con un toque diferente. En la actualidad Sydney alberga gente de todas las clases, pero sobre todo asiáticos. El chinatown de Sydney es tranquilamente comparable al de Nueva York, y doy fe que estoy al lado y no hay manera de encontrar un restaurante que no sea chino, taiwanés o japonés. Por otra parte, las tribus aborígenes que poblaban la zona, fueron desplazadas hacia el oeste, y aún hoy siguen reivindicado una tierra que es, o debería ser, suya. O al menos, compartida sin necesidad de marginación. Pero esa dichosa costumbre del hombre blanco de arrasar con todo... Otro día os hablaré de la cultura aborígen, que tiene mucha, mucha miga...

Aún teniendo un tamaño considerable (casi 4mill de habitantes), no se respira el aire de prisas, agobio y mogollón que podemos tener en Madrid, Nueva York o Londres. El espíritu australiano es mucho más tranquilo, y el clima también mucho más agradable. De no ser que venga una tormenta de arena. Pero tranquilos, eso para una vez cada 100 años, malo sea que os toque...jajaja.

Os acabo de soltar toda una charla de historia y humanidades, pero creo que siempre es importante conocer algo de la cultura de los sitios que visitamos. Es parte del intercambio cultural, y es lo que hace que viajar amplíe tus miras y te ayude a ser más tolerante con lo que tienes alrededor. Si en España aprendiéramos a mirar un poco más allá de nuestro ombligo, nos dejaríamos de tantas peleas entre nosotros y seguro que nos iba un poco mejor...

Por lo demás, en estos días he seguido con mis visitas a fisios. La visita estrella que tenía programada mañana, Jenny McConnell (una de las madres de la fisioterapia moderna), ha tenido que cancelar mi cita porque... le entregan mañana la Real Orden del Mérito Australiano (algo así como el Príncipe de Asturias en España). Todo un orgullo que se la entreguen el día que yo la iba a conocer, pero lo podían haber dejado para otra! Así que he tenido que pasar al plan B, y programar otra, porque ya no tengo más días para quedar con ella. A ver qué tal.

En cuanto a turismo, me he dedicado a patear toda la ciudad (la de km que habré hecho) guía y cámara de fotos en mano. Desde la famosa ópera, hasta los barrios más míticos, playas, monumentos, catedrales, y centros comerciales. La de centros comerciales que hay en esta ciudad!! He ido al cine IMAX más grande del mundo, subido a la torre más alta del hemisferio sur, y corrido por las calles con mi camiseta de España...jeje. De todo un poco!

Próxima etapa: NUEVA ZELANDA. Viajo el martes, y haré otra vez viaje-aventura alternativo con coche alquilado. La idea es visitar sitios recónditos y acercarme un poco a la misteriosa cultura maorí. Acabaré bailando la haka...?? Espero poder informaros desde allí!!

jueves, 24 de septiembre de 2009

TORMENTA DE ARENA EN SYDNEY. Comunicado oficial




COMUNICADO OFICIAL http://elfisioviajero.blogspot.com/





"SYDNEY, a 24 de septiembre de 2009


Ante los numerosos mensajes y emails recibidos, me veo en la obligación de emitir un comunicado oficial para transmitiros a todos que me encuentro bien, mi estado de salud es óptimo, y he salido vivo de la tormenta de arena del 23-S en Sydney.





Un saludo

DANIEL MARTÍNEZ SILVÁN.

El fisio viajero."


La verdad es que no he sido del todo consciente de la relevancia de la famosa tormenta hasta ayer por la noche cuando me dijeron que había salido en las noticias en todo el mundo.


Yo me levanté por la mañana, me asomé a la ventana, y lo vi todo tan borroso que pensé que era niebla. Pero cuando salí a la calle a coger la furgoneta me di cuenta del percal: estaba completamente cubierta de arena y había un vendaval huracanado que casi no se podía ni andar.

Yo pensando que esto sería relativamente frecuente aquí, no le di mayor importancia, sobre todo porque todo el mundo iba por la calle con mascarillas, y dije "joer, estarán acostumbrados...". La verdad es que no dejaba de toser todo el rato, y todavía por la noche después de ducharme seguía teniendo arena en el pelo...

Y esa fue mi primera mañana en Sydney!! Así que no pude ver nada de nada. Tampoco hubiera podido porque estaba visitando un centro de fisio, pero qué menos que un poquito de sol!





Una aventurilla más y otro.. "yo estuve allí"

UN ABRAZO A TODOS

martes, 22 de septiembre de 2009

BRISBANE-SYDNEY. Disfrutando de lo sencillo



Cuando las necesidades básicas pasan a ser la prioridad en el día a día, todo lo demás es... DISFRUTAR. Estamos tan acostumbrados a tenerlo todo, que hemos perdido el instinto de lo básico y hasta hemos dejado de valorarlo.
Después de mi aventura de varios días hasta llegar a Sydney, esta es mi mayor conclusión del viaje. He visto cosas geniales, pasado alguna que otra aventura divertida, y no tan divertida, pero sin duda me quedo con la sensación de haber sabido disfrutar de las cosas básicas y sencillas de la vida. El hecho de viajar en la furgoneta y tener que buscar día a día un sitio seguro para dormir, comer, agua potable o ducharme, han hecho que haya sido capaz de disfrutar de todo lo demás como si fuera la primera vez que hacía un viaje. Y es que estamos tan acostumbrados a tener cubiertas todas esas necesidades, que no sabemos valorarlas lo suficiente y gastamos energías en preocuparnos de si la comida está sosa, el agua sale fría o hay mucho tráfico en la Avda. Salamanca. La verdad es que era uno de mis objetivos del viaje, y he conseguido disfrutar de conducir tranquilo y sin prisas, disfrutando del paisaje, y parando cuando me apetecía. Sin hora de llegada ni salida y sin punto de partida ni llegada. Recorriendo playas recónditas o carreteras entre granjas, sólo para sentarme un rato y disfrutar del paisaje o de sacar una foto desde 15 planos diferentes. Esa es la única forma de valorar que lo importante de la vida son las cosas sencillas.


El viaje empezó con una variación de última hora, y es que en la primera etapa tuve acompañantes: 2 alemanas que buscaban gente que las llevara hacia el sur. Yo me ofrecía a llevarlas y así también se hacía el viaje un poco más ameno. Fuimos juntos hasta la Gold Coast, la gran zona turística de playa de la costa este. No duró más la compañía, porque la verdad es que ellas buscaban sitios puramente turísticos y de playa, y a mí me apetecía más ver la verdadera Australia, que para turismo de playa ya tengo Benidorm y Marbella al lado de casa... Y eso es precisamente la Gold Coast: explitación turística a tope y nada más.

Así que escapé de ahí en cuanto pude y al día siguiente ya seguía rumbo al sur parando en pequeños pueblecitos pesqueros y en playas plagadas de surferos, que siempre son el indicativo de calidad de una playa. Byron Bay, Coffs Harbour o Evans Heads fueron algunas de las paradas. En esta última, había quedado con otro de los múltiples primos que habitan la zona. Éste era profesor de surf, así que al día siguiente, clases gratis...jeje. Como bien me ponían en algún comentario, no conseguí aguantar ni 2 seg encima de la tabla!! Madre mía qué cosa más difícil! Pero bueno, la verdad es que pasamos un buen rato y disfruté bastante.
Por la noche llegué a Crescents Heads, uno de los sitios más bonitos de la costa. Se trata de un pueblecito típico de surferos y con poquitos turistas, así que es bastante auténtico. Aparqué la furgo donde pude para dormir, pero antes de quedarme dormido, tuve que llevarme el susto del día cuando un tío intentó abrir la furgoneta desde fuera... Más que querrer robarme creo que iba mamao... pero aún así eché patas y me cambié de sitio. Al día siguiente me desperté y desayuné en un acantilado con vistas al océano desde donde pude ver delfines y ballenas migrando al sur. Una auténtica pasada.
Luego seguí rumbo al sur parando en un montón de pequeñas playas y conociendo mucha gente peculiar por el camino. De hecho hubo un nativo tan peculiar que me invitó a su casa a tomar algo y me invitaba a quedarme a dormir. Pero parece ser que sus intenciones iban por otro lado... jajaja. Es triste pero es lo único que he ligado en el viaje....
Después de pasar una noche ya tranquila en Newcastle (aquí en Australia están repetidos casi todos los nombres de ciudades inglesas), el día fue bastante tranquilo. Viaje hacia las Blue Mountains, un Parque Nacional ya cerquita de Sydney. Para este viaje me inventé una ruta alternativa por carreteras secundarias, terciarias y hasta cuaternarias... Entre granjas y pequeños pueblos, y hasta llegué a una carretera que se cortaba en un río! Menos mal que había un ferry para pasar, porque en el mapa no decía nada...
Y por fin hoy amanecí en las Blue Montains. Para los que vengáis alguna vez por estas tierras, es una visita 100% recomendable. Un paisaje alucinante, con una selva espesa, cascadas y unos caminos por el bosque superchulos. Además tienen organizados unos viajes en teleférico y en un monorrrail que es el más empinado del mundo: doy fe.



Y hace unas pocas horitas por fin llegué a Sydney. Intentando buscar mi hostal con un triste medio-mapa donde no salían la mitad de las calles, y metido en un barullo de tráfico de cojones. Pero fiel a mí graaaaannn capacidad de orientación (y algo de suerte también), aparecí directamente en la puerta. Eso sí, con una tormenta de aúpa. Así que ya os contaré cosas de Sydney otro día, que hoy no he visto más que coches!


martes, 15 de septiembre de 2009

Codearse con los mejores

En esta vida hay que hacer de todo. Pasar buenos momentos, aprender de los malos, conocer gente, divertirse, trabajar, disfrutar... Hay tiempo para todo.

Para los que tenemos la suerte de tener pasión por nuestro trabajo, muchas de estas cosas giran en torno él (para lo bueno y para lo malo). Pasamos grandes momentos, hacemos grandes amigos, y recibimos de vez en cuando alguna satisfacción en forma de paciente curado o de un simple "gracias". Otras veces sufrimos como si nos fuera la vida en ello o nos desbordamos por la cantidad de cosas que queremos abarcar, y desgraciadamente no podemos. Por eso a veces hay que tomar un poco de distancia, reciclarse, y volver con energías renovadas (aunque sea a costa de venirse a la otra punta del mundo).


Uno de mis objetivos de venir aquí era reencontrarme conmigo mismo, y subir un pequeño peldaño en mi evolución profesional. Para eso no había más remedio que venir a ver de cerca cómo se las manejan los mejores e intentar aprender lo más posible. Y doy fe de que lo estoy consiguiendo, pero con pequeños matices.


A veces idolatramos de antemano a personas, sólo por las escasas referencias que tenemos de ellos. Nos pasa con deportistas, actores o escritores. Pero si alguna vez habéis tenido la oportunidad de conocer a alguno, os habréis dado cuenta de que son personas como tú y como yo, y eso, al menos a mí, me provoca una gran satisfacción.


Pues lo mismo me está pasando aquí. Estoy conociendo a los mejores, pero no sólo conociendo sino codeándome. En el mundo de la salud, a pesar de lo que crean algunos, no hay verdades absolutas. Nadie es mejor que otro. Todos podemos aportar algo, y siempre es gratificante darse cuenta de ello. La mejor sensación que me voy llevando por el momento no es la de aprender (que por supuesto estoy aprendiendo una barbaridad), sino la de poder compartir y debatir de tú a tú con gente que está a tan alto nivel.


La Fisioterapia Australiana tiene una grandísima fama, pero no nos engañemos. Tienen mucha más repercusión a nivel mundial que nosotros (el idioma ayuda mucho), tienen una gran organización y un gran nivel científico, una profesionalidad exquisita, pero a la hora del tú a tú... a la hora de tratar pacientes... ahí no hay ciencia que valga. Ahí lo importante está en ayudar a que el paciente mejore. Y eso, señoras y señores, también lo hacemos en Valladolid, en Cuenca, en Carballiño y en Corcos del Valle. Históricamente los españoles siempre hemos pecado de ese complejo de inferioridad, pero ya es hora de cambiar.


Aquí estamos, podemos estar con los mejores, y podemos ser los mejores. Fisioterapeutas, profesores, camareros, traductores y gerentes de concesionarios de coches. Pero trabajemos para ello, que aquí nadie regala nada.
Después de esta pequeña reflexión filosófica, os pongo al día de mis evoluciones. Mañana hago mi última visita en Brisbane a la Universidad de Queensland, y el jueves me voy rumbo a Sydney. Para este episodio, he alquilado unaa furgoneta-caravana (aquí ees algo muy común), y así tengo la libertad de ir parando donde buenamente quiera. Tengo cocina, depósito de agua, cama, y hasta DVD, así que va a ser divertido. Son unos 1000km de viaje, y espero hacerlos con tranquilidad en 4-5 días. Por el camino... una probable parada para un cursito de surf y espero que más aventuras interesantes.
No sé como lo tendré para manteneros informados, así que a lo mejor mi próxima entrada ya es desde Sydney... Un abrazo a todos

sábado, 12 de septiembre de 2009

Atardecer austral

Aquí os dejo algunas fotos de un atardecer austral espectacular. Sobran las palabras...



jueves, 10 de septiembre de 2009

Brisbane y algunas aventurillas...




Bueno, pues después de un inicio un poco trastabillado, por fin estoy en Brisbane.

Brisbane es la capital del estado de Queensland, y tiene 1'5 millones de habitantes. Se trata de una de las grandes ciudades australianas, que albergó la Expo'88 (justo antes que Sevilla) y los juegos de la Commomwealth. Tiene un centro lleno de rascacielos y está atravesada por el río Brisbane. En su origen, al igual que todo el estado australiano, fue un asentamiento de presos británicos. Y por aquí circula la leyenda de que Brisbane se fundó para alojar a los presos que no podían controlar en Sydney... Así que menuda joyita de antepasados!!

La verdad es que de la ciudad no he visto mucho. He estado bastante ocupado con mis visitas, pero como estoy alojado en pleno centro de la ciudad, de vez en cuando me doy un paseo entre rascacielos y por la orilla del río. Está bastante bien, y sobre todo, tiene mucho ambiente. Es una ciudad típica universitaria, así que hay mucha gente joven, y por lo tanto mucha fiesta. Esto último no me gusta mucho, porque yo soy un tío más bien casero. Tampoco me gusta tener justo debajo del hotel el mejor pub de la ciudad, que se llena a diario. Aún no he bajado ninguna noche ni nada, no, no....jajaaja.

Y fiel a mi estilo, ya he empezado con las aventurillas típicas de mis viajes. Para empezar, el primer día me alojé en casa de uno de esos múltiples primos lejanos que tenemos por aquí. Bueno, pues el alojamiento venía con sorpresita: era una de estas personas que acumulan todo tipo de trastos y basura en casa (síndrome de Diógenes). Lo más parecido que he visto en mi vida a una chabola, madre mía!! Así que al segundo día escapé de ahí como buenamente pude. Y por eso hice el sacrificio de alojarme en el hotel encima del bar...qué se le va a hacer

Al segundo día, me monto en un taxi para acudir a mi visita del día, y me atiende un tío con pinta de indio-Balngladesh-Nepalí, que no tenía ni papa de inglés. Por no saber no sabía ni teclear en el GPS, porque por supuesto no sabía ni donde estaba el sitio. Así que después de 10min de intentarlo me acabé bajando del taxi y montando en otro. Con tan mala suerte que cuando me bajé se me debió caer el móvil y... ya no tengo móvil. Así que no intentéis contactar conmigo.

Bueno, pues esta mañana voy a coger un taxi para ir a otro sitio, con tan buena suerte que estando en una ciudad con 1'5 millones de personas va y me toca con el mismo puto taxista del 1er día!!! Así que según me monté me volví a bajar...jajaja. Lo siento por el pobre chico, pero....


En cuanto a mis visitas a Centros de Fisioterapia Australianos, no podían ir mejor. El primer día visité a un tío especialista en problemas lumbares que escribió un libro bastante conocido hace unos años. Fue muy interesante pasar el día con él. El 2º día estuve con el fisio del equipo de rugby (deporte puntero en australia), y la verdad que me quede impresionado. Un despliegue de medios que ni los mejores equipos de futbol españoles, y una calidad en los tratamientos exquisita. Unos cracks!

Hoy he visitado otra clínica especialista en Pilates, y por la tarde al fisio del circuito de la PGA de golf, que es especialista en biomecánica. Es un tío puntero a nivel mundial, y me ha estado explicando el análisis en 3D que hacen del gesto deportivo. Hemos estado debatiendo varias cosas pero parece ser que puede salir algo interesante de este contacto. La verdad es que sin excepción todo el mundo me está tratando genial, y estoy gratamente sorprendido de la amabilidad de los australianos.

Este fin de semana aún no tengo plan definido: puede ser desde salir a navegar y ver ballenas y delfines en una isla, hasta irme a la costa a tirarme en la playa, hasta hacer visita turística. El próximo dia os cuento.

Y aquí os dejo una pequeña sorpresita que os he preparado para hoy...

video

domingo, 6 de septiembre de 2009

Y de despedida...UNA BODA TROPICAL!! Adiós Townsville!




Se acabó la primera etapa del viaje. Dejo atrás Townsville y North Queensland y ya estoy en la gran ciudad: BRISBANE. La verdad es que la despedida no ha podido ser mejor. He tenido el privilegio de vivir desde dentro algo tan especial como es una boda. Luke Martinez, uno de los hijos de la familia con la que he estado, se casaba ayer con July (una preciosidad australiana), en la paradisíaca isla de la que ya os hablé hace un par de semanas: Magnetic Island.


Las bodas aquí siguen un poco la tónica de la cultura australiana, y son mucho más informales de lo que estamos acostumbrados en España, cosa que personalmente me parece genial. La ceremonia es un puro trámite para firmar papeles que dura 15min. Pero cuando se hace a la orilla del mar en una playa paradisíaca, con un sol espléndido y con buena música de fondo...la cosa cambia. Pasa a formar parte de esas imágenes inolvidables que uno guarda siempre. De hecho creo que yo era el tío más emocionado de toda la boda...


Por lo demás, cosas típicas de las películas americanas, como que no se encarga la organización a ninguna empresa ni nada parecido. Allí estábamos todos poniendo nuestro granito de arena, hinchando globos, colocando manteles o encendiendo velas. El equipo de sonido y el encargado de la música...un amigo. El video de la boda...otro amigo. Corbata...prohibido (ni siquiera el novio llevaba). Con este último tema estaba encantado, que los que me conocéis ya sabéis lo mal que nos llevamos los formalismos y yo.


Despues...no hay cena. Sólo se da un cócktail con canapés. Esto no me hizo tanta gracia: con la de centollos, gambas y ostras que tienen aquí, y yo comiendo canapés! Si todavía fuera chorizo...(os he comentado ya que sueño con chorizo??)

En mitad del baile, los padres de los novios cogen el micrófono y dicen bonitas palabras de sus hijos y esas cosas tan típicas de los americanos. Luego pasamos al baile donde brillan con luz propia los guiris bailando totalmete arrítmicos y descoordinados, las solteronas que se pelean por bailar con el españolito de turno (VER EJEMPLO), y los borrachos que se arrancan a hablar español a la 16ª cerveza. Algo básico tipo "vamos a la playa", "salud, amor y pesetas" cuando brindan (de verdad creerán que aquí decimos eso??), o el ya clásico "viva la fiesta". Esta última parte de los borrachos creo que ocurre en todas las bodas del mundo...


En fin, que todo es mucho más familiar y sin tanta parafernalia, cosa que hemos perdido en España con tanta lista de bodas, fotógrafo profesional, marcha nupcial (qué música más cutre, por Dios!), y viajes de novios a cojón de mico.


Un bonito broche final para mi periplo por el norte de Queensland. Puedo decir que me he sentido un "aussie" más, y que estoy muy agradecido a todos los que han cuidado de mí a 15.000km de casa. Y aprovecho también para agradeceros también a todos los que estáis siguiendo mi blog, que sois muchos mas de los que pensaba!!


Ahora empieza la vida en la gran ciudad y mi primera toma de contacto con los compañeros fisios australianos. Os mantendré informados!

miércoles, 2 de septiembre de 2009

NORTH QUEENSLAND: UN VIAJE INOLVIDABLE



Lo bonito de un viaje no es lo que ves, sino las condiciones en las que lo ves. A veces guardas recuerdos inolvidables de cosas que, vistas por segunda vez, no son para tanto. Pero si unes unas condiciones ideales con un viaje perfecto, es muy fácil que consigas ese tantas veces deseado "Viaje inolvidable". Y eso es precisamente lo que yo he tenido estos últimos 4 días.
El sábado por la mañana, emprendimos viaje hacia North Queensland. Iba acompañado de Rod Martínez, primo australiano, que está ejerciendo de anfitrión y mucho más que eso. Eso es precisamente lo que ha hecho el viaje un poco más especial, el hecho de hacerlo guiado por un nativo.
Queensland es uno de los 6 estados de Australia, y uno de los más grandes. Para que os hagáis una idea, es 3'5 veces la superficie de España, pero sólo tiene una población de 2'5 millones de habitantes. Es decir, como la mayor parte de Australia, la gran mayoría está deshabitado. En general Queensland es uno de los destinos preferidos de los turistas, por sus increíbles playas, y sobre todo por la cercanía de la Gran Barrera de Coral, un paraíso natural para buceadores, surferos, pescadores, y cualquier persona con 2 dedos de frente. Sin embargo, la idea era conocer la verdadera Australia y no visitar simplemente los destinos turísticos, y eso ha sido lo más increíble del viaje.

EL PRIMER DÍA, emprendimos rumbo al norte de Queensland, parando en todos los parajes incomparables que nos encontrábamos, con la idea de llegar a dormir a Cairns, uno de los puntos turísticos por excelencia (que también hay que visitarlos). En el camino, visitamos el Hartley's Park Creek, un parque natural con cocodrilos, canguros, koalas, y toda la fauna típica australiana. Lo bueno es que no se trataba de un zoo, sino que simplemente tenían las especies que vivían en la zona en su hábitat natural. De todos, me quedo con el koala por lo simpático, y con el cocodrilo por lo espectacular.

EL SEGUNDO DÍA lo puedo describir sin duda como uno de los mejores de mi vida. A 1ª hora de la mañana montaba en un barco destino a la gran barrera de coral. El barco llegaba a una base flotante que tiene establecida en el arrecife, y desde donde se tiene acceso al coral, ya sea buceando o con snorkel. Yo, con mi recién estrenado carné de buceador, me animé a lo primero, y es lo mejor que he hecho en mi vida. Una vez desciendes ahí abajo, el agua es totalmente cristalina, y tienes una visibilidad de unos 15-20m, lo que te permite apreciar la increible belleza del mundo submarino. Totalmente poblado de peces de todos los colores y formas posibles (he visto a todos los personajes de Buscando a Nemo), era realmente como bucear en un acuario, sólo que esto era de verdad!! Así que en la segunda inmersión alquilé una cámara subacuática porque no podía dejar de enseñaros los que he visto... (para los listillos, prometo que todas las fotos son mías y no del Google, eh?...)


EL TERCER DÍA fue el día de los contrastes. Por la mañana subí en un teleférico que te lleva desde la costa hasta las montañas atravesando la selva. Una auténtica pasada ver lo densa que puede llegar a ser la vegetación ahí dentro. Y sobre todo escuchar los sonidos de todo tipo de pájaros tropicales y bicharracos raros. Por la tarde, con el coche rumbo a la aventura, a intentar llegar a dormir a un sitio de acampada libre. Por el camino, paisajes que cambian constantemente del selvas frondosas a terrenos áridos en cuestión de minutos. Nos adentrábamos en la verdadera Australia. Paramos en varios bares de carretera (aquí les llaman hoteles, así que si venís y queréis dormir, no preguntéis por un hotel que os mandan a un bar...), y hablamos con todo tipo de nativos de sombrero y todoterreno. Unos personajes!! Por fin llegamos a nuestro sitio de acampada, encendemos un fuego en el medio de la nada, y nos vamos a dormir...



EL CUARTO DÍA ha sido quizá el más auténtico. Después de pasar la noche a la intemperie (para los que esperábais una gran aventura tipo "serpientes que vienen en mitad de la noche" etc., os desilusionaré diciendo que estaba tan cansado que no me enteré de nada) me despertaron los pajarracos estos que no hacen más que chillar. Así que con la fresca de la mañana decidí salir a hacer unos kilómetros para soltar las piernas y.... sorpresón! De repente unos 15 canguros que salen de la nada y cruzan por delante de mí. Al principio un susto que no veas (son bichos que miden 1.50-1.60), pero después me quedé fascinado al ver cómo unos pasaban saltando y otros se quedaban parados. Una auténtica pasada verlos en libertad!


Desde ahí emprendimos vuelta a Townsville, pero en vez de volver por la costa lo hicimos por el interior, adentrándonos unos 200km tierra adentro. Es increíble ver como a tan poca distancia de la costa puede haber...NADA. Te cruzas un coche cada 50km...con suerte. Y pasaron 300km hasta ver una gasolinera con una pequeña tienda (no le auguro un gran éxito al negocio, la verdad). Y en todo esto, estamos hablando de una zona que aún está poblada, así que ni me quiero imaginar cómo será el desierto.

Como curiosidad, contaros que si vas en coche y tienes que cruzar las zonas despobladas, recomiendan informar de tu iteinerario a la policía y llamarles cuando llegues para decir que estás bien. De lo contrario, si no saben de ti en varios días sobreentienden que algo te ha pasado... Y como pa encontrarte!!!


De momento, me quedo cerquita de la costa...